¿Qué sucedió con la señora blanca?

06.- ¿Qué sucedió con la señora blanca?

 

En capitulo anterior del Diario de una Familia Frustrada

  • ¿Pero qué fue lo  que le sucedió a mi abuela por amor a Dios?  – grita rossi,  –
  • No lo sabes, solo sé que la secuestraron y en ahora tiene un disparo
  • Dios, cuida a mi abuela es lo único que me queda en esta vida

..- El diario de una Familia Frustrada -…

BLANCA – abuela de Rosy Invitada Especial

Venia del banco, todos los meses pagan la pensión  del estado y he decidido ir a cobrar  la mía. De regreso cambio la ruta para venirme en otros buses con unos amigos que había hecho, cuando íbamos en camino se subieron unos sujetos completamente extraños y duraron un largo rato. Yo sentía  la tensión de que algo malo pasaría pero nunca pensaría que pasaría este tipo de cosa; de pronto, aquellos hombre sacan sus arma de fuego y le dicen al chofer que los lleve a un lugar muy extraño no recuerdo muy bien su nombre  – pero es cerca de un cementerio  – , y allí nos quitaron  nuestras  pertenecías pero por cosa del destino la policía llego como “superhéroes” pero un enfrentamientos entre ambos. Una de las balas que ha tiro la policía cayo en mi pie. Solo recuerdo que un frio llego a mí y cuando mire hacia abajo la sangre estaba por gran parte de autobús de mi asiento. Sentía que moría o algo así.

ROSSY

  • ¿Atraparon a los culpables, a los ladrones? – le pregunto a mi madre –
  • Si – afirma, mientras toma un poco de café –
  • Lo bueno, es que esta estable mi abuela – digo –

Gracias a Dios, a mi abuela le pudieron sacar la bala de su pierna, tendrá que hacer unas largas terapias al igual que andar en silla de rueda. Gracias a Dios, que todo ha salido muy bien…

CRISTAL – Invitada Especial

 No me quería imaginar, lo peor y fueron las tres horas más largas que he tenido en mi vida, mientras mi madre estaba en esa sala de urgencias  – solo pensaba en su muerte  –  orando a cada segundo para que viviera y se quedara más tiempo conmigo, estas cosas que nos sucede uno siente que vuelve a nacer, casi pierdo a mi madre. Pero siento que la vida no ha dado otra oportunidad.

Escaleth  – Invitada Especial

  • ¿Qué fue lo que sucedió con tu abuela? – le digo a Rosy –
  • Un disparo en su piernas
  • Por Dios, pero ¿ya está mejor?, ¿cómo estás? ¿Quedo invalidad? – engrandando  mis ojos  –
  • No – afirma y me dice  –  Todo está bien, gracias a Dios

Estiro, mis brazos y la abrazo fuertemente mientras dejo que su cuerpo decadente,  repose en el mío, se le nota que no ha dormido muy bien

  • ¿Porque no vienes a mi casa a dormir? , te ves agotada – digo –
  • Si – afirma –  pero tengo que esperar a mi abuela, le darán de alta mañana en la mañana
  • Bueno, – digo  – ¡Estaba preocupada!
  • ¡Gracias! – afirma  –

Rosy, sufre un poco del corazón no puede tomar este tipo de emociones, y creo que esto hace que se sienta un poco mal, por tal motivo no quiero que se estrese. Y se tranquilice mejor.

CRISTAL

  • ¿Rosy? – le digo mientras estaba sentada aburrida  –
  • ¿Qué sucede? – me dice –
  • Esto es una dura decisión que voy a tomar, pero tengo que hacerla
  • ¿Qué pasa ahora? – dice un poco a la defensiva  –  me preocupas
  • Tu abuela tendrá que usar silla de ruedas, y yeso por unos meses
  • ¿Aja? – le digo –
  • Entonces, te tienes que ir con ella para su casa para que no esté sola y la atiendas
  • ¿Qué? – le digo –  mama ni que yo fuera enfermera, ¡ósea!, si me gustaría ayudarla pero en esa casa vive mi tía y sus hijos, ¿Por qué no lo ayudan ellos?
  • No quiero discutir sobre este temas, ya es una decisión mía
  • ¡Sera! – bajando mi vista un poco –

No – grito un poco – , no quiero vivir allá durante “meses”, eso será un largo tiempo me gustan los niños pero tampoco para vivir con ellos, en mi casa estoy relajada sin gritos a mí no me gusta mucho la casa de mi abuela Blanca es un poco tediosos y fastidioso, pero bueno, ¿si tengo que cuidarla?- ¡será!- . ¿Qué más puedo hacer que resignarme es una decisión de mi madre?

 

LEANDRO

  • ¿Viste lo que sucedió a la señora blanca? – ,me dice mi padre, que estaba sirviéndose agua en la nevera  –
  • ¿Quién es blanca? – digo –
  • ¡Leandro! – me dice –  la abuela materna de Rosy, la mama de Cristal
  • ¡Ah! – afirmó y digo –  ¿qué paso con esa vieja? – respiro un poco –
  • ¡Leandro! – me grita un poco – ella es una señora mayor. respeta – . en fin;  le dieron un disparo  en la piernas
  • ¿Qué? – engrandezco mis ojos – ¿pero como estas?, ¿está bien? ¿Quedo sin pie?
  • ¡Dios! – reprocha un poco y dice –  no gracias a Dios, está bien solo que en silla de rueda

Me parece un poco extraño que Rosy no me haya llamado para decirme que le sucedió a su abuela  – me parece un falta de respeto  –  que sea el último en enterarse de lo que le sucedió a la señora Blanca.

Casa de la Señora Blanca

ROSSY

Bajamos de taxi, la silla de ruedas  y sentamos a mi abuela un poco  agitada, ella quería caminar pero tendría que esperar un largo tiempo, agarro la silla y me pasamos la puerta. Todo estaba arreglado.

La noche decae sobre la ciudad, y el sol comienza a sobresalir y  en aquel bus estaban bajando Leandro con su amiga de la otra Universidad cercana a la de él.

LEANDRO

  • ¡Buenos días! – grita un anciana  a mi lado  –

Maldita, me grito en todo mi odio. – una muchacha que tenía una gorra estaba coqueteando a mi amiga pero ella estaba tratando de disimular

  • Aquellas, muchacha que vende periódicos tiene tiempo viéndome – me dice  –
  • Tal vez , le gustas – le digo  –
  • Yo no soy lesbiana… Hay no , hay viene – me dice  engrandeciendo  los ojos  –  haz algo  –  

Betsa, se coloca a mi espalda y aquella venía muy cercana a ella,

  • Hola, ¿cómo se llama tu amiga?

Sonrió, un poco y agarro a Betsa por los hombros y le digo con una sonrisa

  • Lo siento, mi amiga no es lesbiana – sonriendo de hipocresía –
  • ¿Qué? – me dice –
  • Mi amiga, no es lesbiana – afirmo –  

Aquel, se quita su gorra y me queda viendo y me dice 

  • Soy un chico – me afirma  –
  • ¡Auchhhh! – susurro –
  • ¿Hermafrodita? – sonrió un poco, con mis manos nerviosas –
  • ¿Come mierda – me dice –

Betsa, se me acerca y me dice un poco entre risas

  • Es un hombre, – afirma  –  yo pensaba que era mujer.  – agrega  –
  • Yo también, estamos locos ¿cómo vamos a pensar en eso?

Dos colegiadas féminas, pasan por nuestro lado y una le dice a la otra

  • Ve esa chica que vende periódicos. – afirma –

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s